El equipo de comunicación de Rogelio Frigerio que impulsa su millonaria campaña digital

El equipo de comunicación de Rogelio Frigerio está compuesto por diversos integrantes, desde asesores que se oponen a Patricia Bullrich hasta funcionarios porteños. Utilizan un centro de trolls propio para atacar al oficialismo y disimular la falta de conocimiento del territorio con una fuerte inversión en publicidad y un peculiar «videógrafo».

A los casi 150 millones de pesos en “promoción positiva” invertidos por Rogelio Frigerio para su campaña a la gobernación de Entre Ríos hay que sumarle aproximadamente el doble para su estrategia “del lado oscuro de la fuerza”, esa compuesta por su equipo de trolls y de comunicadores y politólogos encargados en hacer el trabajo sucio atacando las opiniones enemigas en redes sociales e incluso ejecutando la militancia “silenciosa” por el corte de boleta en favor de Javier Milei, el candidato favorito en la previa cuya ola ganadora quieren aprovechar los amarillos y en perjuicio de Patricia Bullrich, la candidata de su propio espacio a la que tildan de “borracha” y “esquizofrénica” sin ningún tipo de filtros y a la que no le ven ninguna chance de llegar siquiera al balotaje.

El trabajo consiste en saturar de comentarios en notas críticas con consignas que favorezcan su candidatura en clara reminiscencia a la estrategia fallida de Mauricio Macri/Marcos Peña en 2019 que se recuerda por el famoso «caricias significativas», frase que destapó el ejército de trolls saturaron las redes sociales con mensajes de apoyo a Juntos por el Cambio para nada creíbles. En las noticias sobre política entrerriana, abundan los usuarios viviendo en lugares fuera del rango de interés como Rosario, Santa Fe, San Luis e incluso otros países como Colombia y hasta Estados Unidos.

Lavado de cara y falsas narrativas: su truco principal consiste en crear una narrativa ficticia en la que se presenta como un entrerriano auténtico. Sin embargo, sus colaboradores constantemente lo exponen proveyéndole datos erróneos en cada localidad visitada en la que acaban siempre exponiendo su desconocimiento de la misma.

Si bien en su campaña Frigerio promete una gestión austera, lo cierto es que dentro de su mismo equipo íntimo hay funcionarios de Ciudad de Buenos Aires presuntamente en actividad que, al mismo tiempo, se pasan toda la semana recorriendo junto a él la provincia de Entre Ríos, ¿cómo hacen para ejercer sus altos cargos? ¿renunciaron a cobrar sus 700 mil pesos de sueldo mientras hacen campaña en otra provincia?

Agustín Curuchet: Es empleado del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ininterrumpidamente desde 2017 (casi al mismo tiempo en el que cesó su participación en El Debate Pregón) hasta la actualidad con un sueldo cercano al millón de pesos según el sitio GlassDoor., aunque es miembro del equipo que acompaña a todos lados a Rogelio Frigerio, ¿cómo hace para ocuparse de sus funciones estando en otra provincia? Su importancia dentro de la estructura del gobierno porteño fue escalando a punto tal que su repartición ascendió de Subsecretaría de Comunicación a Secretaria de Comunicación y Medios Contenidos, lo que obviamente le significó un presupuesto mucho más abultado.

Lautaro Azzalini: Otro miembro porteño del staff de Rogelio Frigerio que cumple funciones simultáneas tanto en la campaña diaria como en la demandante Dirección General de Relaciones con las Provincias y Municipios de la Ciudad de Buenos AiresA
con un sueldo cercano al millón de pesos según el sitio GlassDoor. El volumen de trabajo de esta dirección es tal que necesita no 1, ni 2 sino 3 directores y Lautaro es uno de ellos. ¿En qué consisten las tareas de esta dirección con un nombre para nada breve? No se sabe bien, lo único que detallan es que “se vinculan” con otras jurisdicciones y “derivan” inquietudes vaya saber a quién.

María del Rosario Ledri (Rochi): Huérfana de Galimberti que resignó su “orgullo de poder decir soy bien entrerriana” para militar por el candidato nacido en Buenos Aires. Su caso es curioso, ya que siendo Licenciada en Publicidad fue Directora de articulación regional NEA del Ministerio de Desarrollo. Aunque en el boletín oficial se la designó provisoriamente durante 180 días, duró más de 2 años en el cargo (o sea, hasta que terminó el macrismo).

No obstante, lo que más llama la atención de su paso por el Ministerio de Desarrollo en un cargo inventado para que en realidad cumpla con tareas del partido, son sus desafortunadas expresiones en redes sociales donde se burla de algunos famosos por considerarlos “de la Salada” y otras expresiones de discriminación hacia los pobres.

Catalina Otamendi: Es la persona que coordina los hostigamientos y los ataques trolls en los medios de la provincia, así como del llamado a corte de boleta por Milei, puesto que es una anti Bullrich total. En sus redes personales, abundan sus réplicas tratando a la candidata de Juntos por el Cambio de piantavotos, borracha e incluso esquizofrénica.

También es adepta a la filosofía de “un huevo en cada canasta”, puesto que, al mismo tiempo que se pasa toda la semana recorriendo Entre Ríos, cobra religiosamente su sueldo de no menos de un millón de pesos según el sitio GlassDoor, de la Ciudad de Buenos Aires. Lo único que podemos celebrar de todo esto es que al menos lo pagan los porteños y no nosotros… todavía.

Emiliano García (alias «El Videógrafo»): Con la construcción de un personaje “simpático”, este topo se encargaba de encantar a las audiencias distraídas a las que les saca información con maniobras distractivas como preguntas, encuestas y stickers en redes sociales mediante las que disimuladamente preguntaban “dato sobre tu localidad” para reponer así su falta de conocimiento de la provincia.

Editor de video, García intenta mostrar a Frigerio como si no fuera un porteño millonario hablándole a una provincia que no conoce y así va “maquillando” los errores de la gira. No obstante, le cuesta mucho no hacer quedar a su candidato como un citadino en una aventura exótica, probando el mate amargo y el pescado frito como si fueran costumbres de otro continente.

Siendo obviamente el mejor pago del equipo, su histrionismo y encanto por el protagonismo, también es el más resistido internamente a punto tal, que el propio Rogelio no lo sigue desde su cuenta oficial, en parte por este recelo, en parte por tener un objetivo no tan inocente como el que aparenta.

En suma
Rogelio Frigerio se enfrenta a un desafío considerable en Entre Ríos, pero su respuesta ha sido una campaña llena de hostilidad y falta de ética. Su intento de socavar a Patricia Bullrich, la candidata a la presidencia de su propio partido, muestra una lucha interna por el poder que no augura unidad en Juntos por el Cambio. La estrategia de Frigerio en las redes sociales se basa en tácticas poco éticas y un gasto excesivo en publicidad que contrasta con su discurso de austeridad. La campaña de Frigerio está lejos de ser un ejemplo de transparencia y ética política, y el 22 de octubre los votantes determinarán si estas tácticas inmorales les convencen o no de votar a un porteño como el próximo gobernador de Entre Ríos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *